Una escueta historia

 
       Una vez una chica que conocía bastante bien, y que entraba perfectamente en el conjunto de mi tema anterior a éste, me dijo:
 
– Cielo, ¿por qué no hacemos el amor? y así tendremos un hijo o una hija que tenga mi cuerpo y tu mente. Así tendriamos el hijo perfecto.
 
Yo repliqué, – Cómo dices cierta tontería. Imagínate que saliera con mi cuerpo y con tu mente. Muchacha.
 
PD:esta historia hace referencia a una conversación de un escritor que ahora no recuerdo.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s