Pronto tirarán de la cadena

   Hombre sencillo, culpado, que caminaba arropado en su deseo más intenso de cambio, confiado en el poder de Dios, dando tumbos por el mundo, muy triste y expresivo a la vez que cabizbajo siempre aparentando solidez. Con un cuchillo al cuello y otro al corazón. Solamente dispuesto a creer en su propia experiencia.
 
   Él sabía que pronto le llamarían. Huéspedes del silencio y de la nada. Confundidos en la más demoníaca de las conspiraciones para con mi dolor no perecedero, él lo sabía pues tenía un sexto sentido que le paralizaba el alma pudiendo encontrar lo que más a continuación pasaría (a tiempo después). Posiblemente sería pronto y preferiblemente según él expresaba.
 
   Básicamente iba a ser llamado a filas pues hace poco le habían tallado y convertido de paso en carne para perros. De las caricias pasó a sentir como le hundían el pecho las patadas que el alma cabreada ejercía sobre su figura patética y fina. Se agolpaban los sentimientos al borde de sus lagrimales, mientras se empujaban y caían fulminando cada gloria vivida y las últimas esperanzas que aguardaba en su existir.
 
   Auspiciaba un momento culmen a su vida, la muerte, tirar de la cadena. Pues pronto lo harán. ¿Qué es la vida? si cuando se acaba se acaba y todo sigue igual. El mundo, la tragedia, las risas. Absolutamente todo sigue su curso, menos yo. Eso es la gran mentira de la vida. La gran mentira que siempre es verdad.
 
   Hasta antes de la vida (que también es la muerte).
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s