Todo lo bueno que hay en mí

     Tengo la sensación de encontrarme como un fruto en su árbol y que va a madurar sin recolectar, nadie lo va a probar, nadie ha descubierto lo que puedo entregar. Las cosas que en mi vida pasarán. Siempre pensando en hacer bien, lo que al propio le ha de molestar, incluso me preocupo por quién no está, saltaría tantas veces que no explico con mis manos la voluntad que me hizo Dios pagar.
 
    Vacío todo mi cariño a quién delante exprese ser una persona importante en mi lugar, comtemplando abiertamente a aquellos que no saben ni que existo, ni saludan, mi respeto tendrán aunque a veces peque de ingenuidad. Tratando encontrar mi sitio así la vida cruel es, pues por mi espalda han pasado más de una vez varios carros de combate y una armada a paso militar. Un soldado tirando duro al corazón, un francotirador de lejos apuntaba a mi entreceja obteniendo el premio por salir victorioso.
 
     Respecto al amor yo no encontrado quién mi sonrisa saque a flote después de un largo beso que luchar, mi cariño se diluye entre espesuras de bondad, las canciones y mi familia encontraron algo más. Volverá la vida a planear, divulgando tristemente mi figura en alta mar. Es extraño como aspiran mis pulmones al salir de conocer una flor tan bella como en el mes de abril, pero nunca he tenido ni una ni mil veces la capacidad para encontrar y comunicar las pasiones ya vividas aún saliendo de la soledad, nací a tumba a abierta moriré cansado de escuchar.
 
     Solo quiero que veas todo lo bueno que hay en mí. Quién abra la puerta a la que yace en su cerrojo el viejo guardián, explotará en ira y reventará la guarida que ocultaba en su laberinto de intenso azul y rojo al más paladín constipado y hambriento que se haya conocido por mí y por ustedes. Tengo aquí dentro: dos palmadas en la espalda, una correa consistente y un billete al más allá…que utilizaré cuando no tenga más remedio, pues la vida es tan bonita que jamás. Deberías descubrir todo lo bueno que hay en mí.

    Todo lo bueno que hay en mí…

Anuncios

Un pensamiento en “Todo lo bueno que hay en mí

  1. vaya día…impresionante! me desperté una mañana más en mi vida gracias al himno del Real Zaragoza y ahí estaba yo, en una habitación verde y con una causa perdida en la otra cama separada por una mesilla llena de cables. en cuanto sonó el despertador nuestros ojos se miraron y emocionadas bajamos a afrontar "el gran día". por supuesto fuimos las primeras en levantarnos y es que aunque fueramos las más jóvenes e irresponsables cuando se trata de Héroes es otra historia. cuando los otros 11 se pusieron a desayunar lucía y yo ya estabamos preparando los bocadillos pues queríamos bajar a zaragoza cuanto antes…y Aniés de Zaragoza está a una hora… lo de siempre, cuanto más deprisa más despacio y al llegar a Zaragoza pillamos un buen atasco y para aparcar encontramos un parking en el que nos tiramos dos o tres horas…
    A la Romareda llegamos a las 4 y 30 comimos, algunos nada porque se nos olvidaron los bocadillos…, y bebimos y a las 5 abrieron las puertas. qué te voy a decir de mi Romareda! preciosa…enana pero muy muy bonita. nos tumbamos en el césped (cubierto por una lona azul) y seguimos bebiendo en vasos que tenían el símbolo de Héroes. cuando iba a llegar la hora nos levantamos y…lucía y yo no veíamos nada así que nos subimos a la grada. y ahora llega el gran momento, apagan las luces y…no me acuerdo de nada, no sé que pasó, solo lloraba apoyada a una pared mirándolos en el escenario, únicos, como si no hubiera pasado el tiempo, como si no se hubieran separado nunca y como si no se fueran a separar jamás. lucía me cogía mientras nos hinchábamos a llorar hasta que escuché las notas de "opio" y renací. no sé cuanto tiempo me tiré medio inconsciente pero sé que ese tiempo lo disfruté tanto como el resto del concierto. no te voy a decir que tocaron, sorpresa, lo verás este sábado y espero que me hagas tu también una crónica.
    lo mejor, sin duda escaparnos lucía y yo una vez terminado el concierto por la Romareda y llegar detrás del escenario. no lo hicimos aposta y no vimos a nadie sólo guardias de seguridad persiguiendonos y gritándonos que ahí no podíamos estar. en realidad buscábamos a mi primo y como se pusieron tan nervisos pensamos que por allí tenía que estar Bunbury pero no lo sabemos, desde luego cochazos sí que se veían por ahí y mucha, mucha seguridad, la verdad es que no sé como llegamos hasta allí.. cuando vi a mi primo me dio un autógrafo del grupo que había pedido para mí.
    pues eso es todo, un día mágico, una noche inolvidable, un concierto…inesperado. por fin puedo decir que he visto a Héroes del silencio y no arrepentirme por haber nacido tan tarde.
    espero que te lo pases genial.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s