Para ti mi amor

    Tumbado sobre aquella cama, hasta las rodillas que forman noventa grados, mientras tocan mis pies al suelo. Sudando, aguantando el roce lento pero efectivo de la de colcha, conseguían los segundos pasar lentamente concentrándome en el ruido del reloj, que veía como iba acortando el momento lentamente con su severo tic-tac inexorable. Me encontraba aturdido, inexplicablemente saturado y sobretodo entristecido por una posible vacante, que aunque lo fuere nunca lo será.
 
 
    Sólo te pido y sea lo que espero de tu vida, es que me la regales por completo, porque tus besos de cariño aún por mí cara resbalan y los siento a cada instante como aprietan hasta que mi corazón bombea por ti, la alegría de vivir. ¡Cuántos momentos deseo vivir contigo!, no me los quites… porque me volvería loco.
 
    Tu sola presencia benévola actúa conmigo como una caricia sincera en mi vida y controla la sazón de mi existir, cuánta paz he aprendido de ti y cuánto amor te tengo. En este caso, no vale prueba de amor si no que son mis lágrimas las que buscando tu trato (como siempre ha sido) buscan el consuelo de la más dulce mujer que mis ojos vieron y conoceré jamás. No puedo respirar porque en mi garganta se ahorcan los sentimientos y me ahogan, e intento apretar los dientes que tiritando no saben parar.
 
    Duérmeme esta noche, porque aún tengo la misma edad.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s