La parte que me guardo

   Uno de los aspectos más bonitos y sobrios de la vida, siempre será la parte que no se emite. Esa parte incomunicada del ser humano para con los demás. La que hace que tú, estés orgulloso de ti, mientras que los demás piensan que eres quién ven y no quién tú sabes. Un defecto mío: jugar al despiste.
 
   Es tan importante esa porción de defectitud (sí, ya sé que me inventé la palabra pero es tan bonita) que hace clamar mi alma. Dentro de la soledad, ésta me acompaña. Si no robara a la vida las pequeñas porciones de mi similitud a un bondadoso alma, ya no sería nadie. Aumenta mi soslayo continuo del sufrir. Y parpadea correteando las pupilas de mi mente.
 
   Tú y yo, es el dicho del aquel primer observador. Yo digo que no, tú y yo. Como lo oculto en mi ser.
 
   Y no soy así sino sólo lo parezco ser para mantener la esperanza de seguir guardando la fruta de poder ser.
 
  
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s