Dos vidas

     Jamás me he sincerado, dicho tanto y tan hondo de mí. Cómo pasará en las próximas líneas:
 
De puertas para fuera
 
Un, dos, tres (respiro)… y saco fuerzas. Ahora es posible que me veas sonreir, de puertas para fuera, quizás soy un necio hambriento de cosas que la vida me ha negado, alguién fustigado y abandonado por el saber hacer, alguien pensaréis a quién no merece la pena conocer. Ese soy yo. De puertas para fuera, no tengo la tranquilidad y sosiego en mis palmas, en mis cuerdas vocales consecuentes  con la cordura que la vida me premia día a día. Ante ustedes y siempre demostrado queda, soy un cabeza-loca, un tragaldaba argentino, o cualquier cosa que realmente no merece la pena contrarrestar. Parezco valiente en el trato, cobarde en la lucha. Y de puertas para fuera soy un excéntrico y sencillo clonado de una estupida película americana.
 
De puertas para dentro
 
Tres, dos, uno…(aspiro) y saco fuerzas. Ahora es posible que me veas llorar (ahora en este momento) desconsoladamente. De puertas para dentro consigo sacar todo mi potencial humano recogiendo con la mano de mi corazón todo lo que no puedo dar hacia fuera, conservando mucho vivido e intuído. De puertas para dentro, mi cabeza resuena con pretéritos imperfectos cada día, y eso es muy difícil de llevar. Ahí salen fuera cuando hablo en soledad. Cruza la línea hacia dentro y posterga tu sabiduría, las premisas consagradas, sobre mi persona e inténtalo. Hoy más que nunca (y hoy es hoy) necesito de tus abrazos (amigo/a) y que consueles mis lágrimas porque es la primera vez que me he visto herido de gravedad en el alma. Esto es literal. Por que te aseguro que durante estas líneas decoradas con muy poco gusto, un servidor, mantiene la cabeza gacha y el suspiro fuerte, para cuando el aire llegue, continuo y exagerado aborde mi fuente escasa y abandonada por lágrimas, que no son lágrimas sino dolor del más intenso vivido.
 
Hoy no tengo ganas de ser ni el de dentro ni el de fuera. Pero estoy obligado a ser el de dentro. Sería bonito ser el de fuera porque al menos irían las cosas bien. Pero ahora, dentro, hay muchos problemas para poder salir.
 
Si pasara el tiempo y todo fuera como deseo, le doy viento a la puerta para que entreabierta se comuniquen para así poder expandir el cúmulo de todo lo que aún no he podido dar.
 
Incluso, me puedes preguntar…
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s