Incapacidad y sentir oculto

Los momentos más delicados que he podido vivir siendo conjunto con los más bonitos y curiosos por insólitos y privados, son los momentos de mi sentir oculto. Son instantes sufridos en el más profundo éxito de mis sentimientos para la satisfacción y para la desgracia de mi alma rota y reversa.

Con el tacto de tu piel fina y resvaladiza como el hielo que formado en agua tranquila se va creando, y al contrario, tu piel no traba mi lengua, permitiéndome sentir el paso de los poros que supuran la saliva de la que goza de nuevo mi lengua. Pero soy incapaz de transmitirtelo.

Mis fuerzas que aglutinan momentos del tahúr (de averías) para la baraja de tus sentimientos van mermándose y paulatinamente van decreciendo con el paso de los justos días que me acusan de ser el más ínclito personaje que nunca fui. Nadie comprende que lo que se ve no es el misterio, por desgracia para ustedes y suerte para mí.

De tres en tres voy alcanzando el final, último de cuatro a tres. Última terceta de cuatro. Voy apaciguando mis ansias por contar, por expresar, por desobecer a mi corazón. Trama de conductos invictos acusados causa con un hilarante-repulsivo esputo después de reunir todo lo malo que me hicieron sentir.

Incomunicado fielmente con todos. Nadie alcanza a conocerme. Sólo dos. Y… dos me quieren.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s