Pagué mi deuda


Tras el tiempo pasado y abordando con garantías el presente. Pienso y deseo que aquella decisión fue muy acertada, aunque costó en demasía a mi corazón romper el desdén físico de mis barreras para con tu cuerpo visto, controlar la sensación inverosímil que me retorcía el estómago al compararte con otras conquistas, el hecho de hacerte creer que lo bonito estaba por llegar y la relación de conjunción de una sola noche. Todo te lo debía, y así lo cumplí.

La única manera que tengo de apenarme es por la sin razón que provoqué en aquella persona, el sentimiento roto y la pena compartida. Pero sabía que era así, sabía que volvería. Y no me equivoqué. Por eso me alegro. Porque pagué, pero no sigo pagando. Mi deuda murió aquella noche de pura fantasía para tus sentidos y supremo esfuerzo para los míos. El canto y la gloria que promulgaban no fue más que la moneda que me sobraba.

Y el dolor que te hice pagar, fue para saldar la deuda con tu antagonista. Dos deudas que  fueron fluyendo y que a día de hoy ya están cumplidas bajo el aval de mi memoria. Hoy contento por aquella decisión busco la gloria de mi vida, desde la perspectiva que cumplí bajo el cobre, de placer y de lágrimas, los resquicios más amargos que la mente humana puede provocar. El deseo, y la falta de dignidad.

Mamá. Cubrí esa insolvencia o empeño que el destino nos deparó.

Una captura inmóvil III


El significado de captura, es el de retener en imagen un momento del tiempo, del espacio y de la orgánica…Pero esta vez quiero demostrarte que no me hace falta cámara alguna para tal labor, quiero decirte que hoy por hoy no es necesario ningún artilugio inventado por el hombre para decirte que cuándo te veo se me eriza el alma, me mantienes exquisitamente despierto y con aliento, asegurado a una belleza sublime.

Hoy no tendría más que decirte, que fueras a tomar una cerveza, te diviertas con tus amigos y amigas. Y cuándo vuelvas, que sepas que cuándo vuelvas, seguirás estando en mi mente. Porque me he dado cuenta, que la cámara que utilicé tiene memoria eterna, y es la que graba los datos en el fondo de mi memoria, que trata al corazón acariciando la victoria.

Un bello momento de amor, recordarte en mi memoria, inmóvil, sin cámara de fotos