Diario de amor. Página 3.


Ojalá tu amor y el mío se entendieran…

A razón de que todas las personas no

tienen parecido jamás en sus acciones ni

en sus circunstancias. Se repite que el

amor es Universal. Nada más lejos de la

realidad. Cada amor es más que una

persona, por lo que es más imperfecta que

cualquier otra analogía de ideas.

Sé que nuestro amor es muy distinto

puesto que nuestras vidas son muy alejadas,

y especialmente en nuestro caso por lo que

ya sabemos. Pero la carencia se suple

por lo especial que llegas a ser en algunos

momentos, por lo que puedes mostrar con

tus ojos y en tu mirada. Sólo le pido a

la idea de amor que ambos tenemos

que vaya uniéndose a medida que

nuestras vidas se acerquen, que tú crezcas

y yo mengüe. Porque mi amor es muy

entregado, muy tuyo. Y tu amor es más

desprendido, más pausado.

Quiero aprender a darte lo que

necesitas, no más de eso. Porque quizás

eso hace que a mí me falte lo

que te doy de sobra, es la parte

que tú no me devuelves. Sé que

es por mi idea de amor, que es

muy idealizada y sin miramientos.

Te daré lo que necesitas para

acercar nuestras ideas. Y vivir un amor

con idénticas miras. Sólo amor.

Anuncios

Diario de amor. Página 2.


Volverte a enamorar

Estaba enamorado de ti por completo.

Pero tenía el problema de que tu amor,

aunque correspondido, no se dirigía exacta-

mente a mí. Tenías la imagen mental

de un aspecto completamente distinto al que

yo tenía en realidad, y las circunstancias

muy distintas para todo. Para nuestro encuentro.

A mi sorpresa, no porque no lo esperara, y conociera

tu nivel de madurez, pese a tus ****** años,

pero aceptaste aquello con total naturalidad

y un exquisito gusto que me dio el verdadero

empujón para apostar por ti. Y aquí estoy.

De nuevo enamorados.

(Aparece en el marguen superior este texto de imprenta: “Si la vida es cuanto puedes darle y de verdad le amas por encima de todo, ¿por qué no entregársela?”

Como reza en la frase superior de esta carilla

el amor que siento por ti no sería amor

si no tuviera ganas de entregarte mi vida.

Porque no puedo elegir no quererte, y darte

todo lo que esté a mi alcance, es pan

de cada día.

Volverte a enamorar fue mi ilusión y

lo conseguí, no hubiera sido posible sin

ti. Sin esa desmedida forma de entregarme

tu ******** años, tu boca colorida y la

parte del pecho que guarda tu corazón.

Y  lo que quiero es volverte a

enamorar siempre. Cada segundo…

Diario de amor. Prólogo y página 1.


Por fin sale a la luz la voz de mi diario. Un diario de amor, el único que he escrito en mi plácida vida. Lo escribí tres años atrás, y en él, dejé plegado mi corazón. Lo voy a abrir a página por día para todos vosotros. Es un libro de pasta dura de 10×15 cms. y unas 30 páginas dobles.

Los textos serán idénticamente descritos en forma y espacio al libro original.

PRÓLOGO

(Imagen de una luna llena. Y justo debajo escrito lo siguiente.)

“Como si tu ojo se tiñera de

blanco y se fundiera con el papel,

Asoma esta luna, como tus ojos

lo hacen al <Amanecer>.”

(En la siguiente página y tras un texto de imprenta, aparece escrito en la esquina inferior derecha, lo siguiente.)

“Jamás pienses que las palabras aquí escritas son sólo palabras”.

Porque te amo.

Página 1

Como premio a tu amor, tengo el

honor de tener en mis manos este

diario de amor. En él, escribiré

las sensaciones más bonitas que el amor

me hace sentir día a día hacia tu

persona. Encontraré cada detalle rebuscando

en mi sentimientos para deleitarme

con tus sublimes sensaciones, con mi

futuro bendito.

Mojaré mis alas en el tintero

de tu corazón, para que escriban con

tinta de luz, para que sueñen con

cada letra que aquí quede reflejada.

Aquí mi diario de amor, *****.

Te quiero (aparece al lado un corazón pintado y relleno de tinta azul).