Diario de amor. Página 5.


“El bosque del hada”

Amanecí perdido en una niebla densa,

como si mis ojos permanecieran empapados

por un vaho totalmente resbaladizo sobre

mis pupilas. Todo tipo de criaturas celestes

corren a mi alrededor y tengo miedo, allí,

en la oscuridad del día.

Avanzo camino a una lejana voz

de algún hermoso ser, imagino. Recorro en el

tiempo decenas de minutos y horas, incluso

días y meses. Prefiero que hoy día sean

años. Para encontrarte de frente en

aquella luz flotando sobre la tierra que

me apartó la niebla e inspiró los

momentos más claros que jamás podré

vivir y animoso miro cada día a

mi hada del bosque, la que me hace

sonreir, llorar, gritar y amar a ella

y a la vida. Por la que soy feliz

y a veces entristezco. Pero por la

que daría el resto de mi luz, si

algún día a ella se le acabara,

yo me iría de aquel bosque para

que tú, mi hada ***** <(aquí el nombre)>, tengas la

luz que te pertenece por ser exquisita

y dulce, especialmente porque yo tuve

la extraordinaria suerte de vivirte y

poder ser iluminado por ti.

Anuncios

Diario de amor. Página 4.


Si los días fueran tuyos

¿Acaso hoy día no lo son? Posiblemente

en buena parte sea así. Pero esa pequeña

parte que tú astutamente manejas, no

consigues direccionarla claramente hacia mí.

Espero que los días tuyos se vayan

convirtiendo en los míos. Que desees que

así sea y me lo hagas ver.

Tus pequeños frutos y decisiones

a veces me merman y a veces me

alegran, pero me atrapas y que pegado

a una red de seda que me es imposible

despegar y comenzar a caminar a tu lado.

Quiero que los días ya sean tuyos,

para que también sean míos.

Diario de amor. Página 2.


Volverte a enamorar

Estaba enamorado de ti por completo.

Pero tenía el problema de que tu amor,

aunque correspondido, no se dirigía exacta-

mente a mí. Tenías la imagen mental

de un aspecto completamente distinto al que

yo tenía en realidad, y las circunstancias

muy distintas para todo. Para nuestro encuentro.

A mi sorpresa, no porque no lo esperara, y conociera

tu nivel de madurez, pese a tus ****** años,

pero aceptaste aquello con total naturalidad

y un exquisito gusto que me dio el verdadero

empujón para apostar por ti. Y aquí estoy.

De nuevo enamorados.

(Aparece en el marguen superior este texto de imprenta: “Si la vida es cuanto puedes darle y de verdad le amas por encima de todo, ¿por qué no entregársela?”

Como reza en la frase superior de esta carilla

el amor que siento por ti no sería amor

si no tuviera ganas de entregarte mi vida.

Porque no puedo elegir no quererte, y darte

todo lo que esté a mi alcance, es pan

de cada día.

Volverte a enamorar fue mi ilusión y

lo conseguí, no hubiera sido posible sin

ti. Sin esa desmedida forma de entregarme

tu ******** años, tu boca colorida y la

parte del pecho que guarda tu corazón.

Y  lo que quiero es volverte a

enamorar siempre. Cada segundo…

Diario de amor. Prólogo y página 1.


Por fin sale a la luz la voz de mi diario. Un diario de amor, el único que he escrito en mi plácida vida. Lo escribí tres años atrás, y en él, dejé plegado mi corazón. Lo voy a abrir a página por día para todos vosotros. Es un libro de pasta dura de 10×15 cms. y unas 30 páginas dobles.

Los textos serán idénticamente descritos en forma y espacio al libro original.

PRÓLOGO

(Imagen de una luna llena. Y justo debajo escrito lo siguiente.)

“Como si tu ojo se tiñera de

blanco y se fundiera con el papel,

Asoma esta luna, como tus ojos

lo hacen al <Amanecer>.”

(En la siguiente página y tras un texto de imprenta, aparece escrito en la esquina inferior derecha, lo siguiente.)

“Jamás pienses que las palabras aquí escritas son sólo palabras”.

Porque te amo.

Página 1

Como premio a tu amor, tengo el

honor de tener en mis manos este

diario de amor. En él, escribiré

las sensaciones más bonitas que el amor

me hace sentir día a día hacia tu

persona. Encontraré cada detalle rebuscando

en mi sentimientos para deleitarme

con tus sublimes sensaciones, con mi

futuro bendito.

Mojaré mis alas en el tintero

de tu corazón, para que escriban con

tinta de luz, para que sueñen con

cada letra que aquí quede reflejada.

Aquí mi diario de amor, *****.

Te quiero (aparece al lado un corazón pintado y relleno de tinta azul).

Madrid, en especial su corazón


Plaza de EspañaEste post está escrito no sólo para mostrar los sentimientos que en mi último viaje desencadenaron. Sino que quede también como homenaje y agradecimiento a mis amigos, que me acogieron dulcemente en sus brazos y me agasajaron (no exagero) con todas sus riquezas personales.

Tenía mucha ilusión por ir a Madrid. Descaradamente y desorbitadamente.

Madrid para mí, significa mucho. A día de hoy más. Ciudad que no conocía y que alberga dando cobijo a muchos de mis amigos, la mayoría andaluces, y otros conocidos que me he ido encontrando en la vida. Al margen de ellos, también a madrileños. Que tienen mucha Parla 😉

Tenía especial ilusión de ir a visitarte, sobre todo este año, por recorrer contigo tus calles, por sentarme contigo en tus bancos, por mirarte con tus estrellas, para saborear a tu lado tus cocinas, por acostarme contigo en tus camas, por iluminar mi camino con tus luces que lucen como imaginé que brillaban. Y lo hice. Hice todo eso y más. Todo lo que quise y deseé. Todo excepto un placer de despedida que me fue negado ¿qué placer?  Algo impensable y que se fue creando posible en torno a tus labios.

Creo que no estuve un momento en reposo, mis piernas sufrieron, claro también sufrió mi espalda, pero lo que más dolor se trajo es lo que entre mis costillas me da la vida. Injusta vida. ¿Cómo comunicarse sin errar? Estúpidas letras. Lo único lastimoso de Madrid ha sido la comunicación, está muy poco conexionada esta ciudad al lenguaje. Es más interpretativa que cualquier zona de Andalucía (no pierdas tus raíces), que es más de verdad. Pero vayan visiten la capital, es muy bella y ojalá tengan la suerte de hacerlo como yo, acompañado de la mujer con la que lo quise hacer y a día de hoy volvería a recorrer.

Senado

Buen sabor de boca, comida de cuchara, buenos recuerdos y sobre todo un fuerte refuerzo de lo que sentía por Madrid antes de ir, se ha consolidado y sé que al volver allí, estará Madrid sintiendo lo mismo. Puesto que no se puede guiar lo que uno siente, no se puede romper el destino de una mirada.

¿Recuerdas cuándo te miré Madrid?

¡Oh, mon ami, c’est l’amour!

El mudo doliente


Hace muy poco tiempo, y hablando con una chica que conozco, se me ocurrió esto que hoy plasmo aquí para que no se me olvide.

La primera pregunta que me surgió fue, ¿Cómo sienten las personas? Y después, ¿Serán iguales los conceptos de los sentimientos de todas las personas? Sé que los expertos en la materia podrán decirme que sí o que no. Pero lo que sí es seguro, es que yo no lo sé. Y aunque ya expliqué en otro entrada, de dónde provienen los sentimientos (ver aquí) la verdad es que a veces dudo en las dos primeras preguntas. ¿Son los sentimientos construidos o innatos?

Parece que sientan o no igual, o el matiz de su sentimiento sea diferente o no, lo que sí es seguro que algunos sentimientos te hacen llorar y otros reír o helarte. Luego. Calidez. Sonrojo. Disfrute. Emoción. ¿Lo mismo? Creo que no, nunca podrá ser lo mismo por la experiencia, me dijeron a veces. ¿Pero es la experiencia humana una prueba fiable y estadística para hacer cualquier tipo de estudio? Por supuesto, que no. La mayoría de nuestros sentimientos son inconscientes, incluso los que creemos conscientes y generados a propósito. Con esto podríamos decir que entonces es todo lo contrario a lo que yo he afirmado en la frase anterior. Pero no, no es así, por lo que la parte consciente de estos sentimientos está en lo que nos distingue del resto de animales. La comunicación y colaboración, compartiendo conscientemente nuestros sentimientos. Y he aquí el fallo humano.

¿Quién es el mudo doliente?

Toda aquella persona que oculta en su corazón la verdad de su sentir. Porque quiere, odia, explora de manera insconsciente. Como cualquier animal. Pero al igual que ellos, no puede transmitirlo. Y ahí está su dolor. El dolor de este mudo que no es humano. Pero siente dolor como cualquier animal al no poder expresarlo.

 

Los números de 2012


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

El nuevo Boeing 787 Dreamliner puede llevar unos 250 pasajeros. Este blog fue visto unas 1.100 veces en 2012. ¡¡Si éste fuera un Dreamliner, debería realizar 4 viajes aproximadamente para llevar a tanta gente!!. Ojalá este año sean muchos más viajes =) Muchas gracias a todos por estar ahí detrás.

Haz click para ver el reporte completo.

Somos nosotros


A pocos momentos del nuevo año 2013 he sido consciente, de una forma extraña pero clarividente, y he asumido la parte de culpa del porqué de la tristeza de estos días en la media de la población española. Y es que más que nunca, se ha demostrado que el ser humano es psicológico, de una manera empírica e irrefutable. ¿Por qué?.

Esta misma tarde me preguntaba, mientras me estaba duchando hace escasos minutos, porqué este año para mí la Navidad no había sido Navidad, no había tenido ninguna repercusión. Se me pasó el tiempo sin comer un mantecado o dar una felicitación de las fiestas a los conocidos. Y parándome a pensar, tampoco me las dieron a mí. Muy poca gente, el 1% puedo decir, me ha saludado por la calle y me ha contagiado el espíritu navideño. A quién pregunto, adolece del mismo dolor este año. Y es que no he visitado un belén, no he mirado “las luces”, ni he navegado por la nieve artificial…

Nosotros, era la palabra clave, después de rato pensando y pensando en un porqué, apareció nosotros. Y luego me vino todo lo demás, el trabajo, los desahucios, España…la crisis. Lo primero es una consecuencia de todo lo anterior. No. Nosotros. Y estas son las consecuencias de cada unos de nosotros.

Así que por favor, cuando lleguen a tu casa los familiares, abrázalos, alza la cabeza, disfruta de ti, de nosotros. Tómate las uvas (no guardes cuidado en atragantarte), y sal, sal a bailar a contagiar a la gente de tu espíritu positivo, y desea sobre todo que cada segundo que pase por tu vida no sirvas de premisa a consecuencias tan desafortunada como las anteriormente dicha. La tristeza de una nación.

Porque sin duda somos nosotros.

Feliz Navidad 2012


Cumplo un año más con vosotros. Ya son alrededor de 6000 visitas en el global del blog, puesto que antes estaba alojado en msn y ahora en wordpress, y todas sumadas hacen ese total. Para mí, es un orgullo que después de cinco años estemos aún aquí en este punto de encuentro, para mis seguidores y mis detractores, pues igual son si consigo que me lean.

Sólo quiero desearos Felices Fiestas acompañadas de una “NocheBuena” romántica y una Navidad cálida y hermosa para todos. Sí, hay gente triste, o alegre y deseosa. Para los primeros, todo mi cariño y afecto en un fuerte abrazo que dé consuelo efímero a tus lloros, pero para que levantes la mirada y comprendas la vida. Que no aprieta, sino que es vida. Y como es tuya tú mandas en ella. Sé feliz, aunque creas que no puedas. Para los segundos, todos han sabido sobreponerse a los duros golpes de los primeros, estos ya pronto lo harán, por lo que si veis personas del primer grupo, hacedlas ir con el vuestro.

¡¡Muchas gracias y un feroz abrazo a tod@s!!
Feliz Navidad

Lo más bello…la mujer.


Lo siento por quién no pueda agarrar de la cintura a una dama, o por quién no pueda alardear de su mano agarrada. Hay quién no puede estrechar su pecho con el de una mujer siempre bella. Y yo por él, lo siento. También por aquel que no sabe decir palabras bonitas a su cara – siempre hablamos de la mujer- ni tampoco abordar momentos en su noble mirada. De verdad que lo siento.

 

No disfruto más en este mundo que de la compañía eterna de una mujer. Las féminas. Lo femenino es el punto de partida y el punto final de toda vida. Un pájaro que vuela suave, que recoge sus alas suave y las despliega suave. Hay personas que las aprietan, o que no las llegan a tocar. Por ellos, lo siento. De verás que tristemente lo siento.

 

Pues es la mujer la alfarera que hace al hombre. La que cuece y enriquece su barro. La que pule sus defectos, la que une sus roturas. La que da vida sobre vida. La mujer.

 

¡Oh caballero! que no has gozado de su presencia, de su calor y de su simpatía, considérate en los infiernos de la vida y permíteme decirte que lo siento. Pues son pocas veces las que gozo de una mujer, pero cuando una de ellas me lo permite y en mi amor considero, me limito a abrazar su cintura y besar sus labios hasta ver caer el cielo.

 

Después de este texto hay quién puede tacharme de mujeriego, pues ya lo hacen, nada más lejos de la realidad de lo que aquí expreso, por ti también lo siento. Pues hablo de una mujer, de la mujer. Preciosa.

 

Lo más bello.