Diario de amor. Página 6.


Sigo escribiendo páginas del único diario  de amor que escribí en mi vida.

“Morena de Sevilla”

Hoy tengo ganas de escribirte

con gracia y tirarte piropos uno

tras otro, porque eres morena, bonita

y tienes una chispa que ningún

agua te la quita.

 

“Qué esto es público y notorio

er día que no te veo, hablo

por la calle solo.”

 

“Yo metí a la lotería

me ha tocao tu persona,

que era lo que yo quería.”

 

“A los árboles los blandeo,

al toro bravo lo amanso.

Pero contigo morena ¡No puedo!”

 

“Te vi vení por la serranía.

¡Pintores no te pintarán

tan bonita como venías!”

 

“Y me tengo queí a viví

aonde dicen que se gana

la gloria antes de morí…”

 

Esto es al laíto de tu persona que

es lo único que quiero sentí.

Seguro que te ha hecho gracia mi forma

de tirarte piropo, si/no es que ere una

malaje y en mi vía yo te arropo.

¡¡Viva la morena de Sevilla!!

Anuncios

Mi dulce pecado


He pecado…te entrego todo mi amor, más que demasiado. Día a día, me tienes, me retienes y sin ti no sé vivir.

La caricia que imagino de tu pelo me lleva en sublime y extasiosa peregrinación hacia la felicidad, y qué decir de cuando tus dos ojos me miran, negros más negros que el intenso carbono vítreo, absorben el 100% de la luz para luego emitirla en mi corazón cuándo los veo dulces y amorosos en dirección a mí. No existe mayor momento de placer, ni besar tu labio que ya imagino es decir mucho, ni rociar tu piel con mi saliva resbalada con mi lengua, sí esa, tu piel blanca que Dios usa para maquillar la nieve, no hay nada que haga caer mis lágrimas con una sensación tan bonita que el recibir la luz de tus ojos, las únicas perlas negras que conozco. Únicas e inimaginables en el mundo. Tus ojos.

Es imposible decir lo que siento, no existe lenguaje para expresar los sentimientos y lo sabes. Por eso es tan difícil, pero tan sencillo, no hay que decir, sólo sentir. Y así lo siento. Tu amor y el mío juntos sin palabras (desde tan lejos), y lo noto tanto, tanto acaricia mi pecho. Mi vida. No hay lenguaje para esto, pero te lo intentaré acercar con algunas palabras, las siguientes:

“Cariño, no hay en el día segundo…cada segundo…que no piense en ti, que no eche de menos lo maravilloso que es estar a tu lado y contar contigo siempre, que no recorra un paso sin mi memoria maravillosa acordándose de tu silueta, que no sostenga un vaso de agua y se dibuje tu cara sobre ella, ondulándose, que no roce mis sábanas sin pensar que es tu piel de mango, que no coma una fresa mojada sin sentir tus labios. Cada segundo…deseo que tu pienses como yo lo hago, y lo contrario sería mi muerte. Que si llueve tu me cubras con tu velo blanco, que si hace sol tus ojos me protejan. Dormir a tu lado, jamás lo he pensado, ya basta morir con anhelar tus abrazos, cielo.”

Mi dulce pecado. Quiero sentirte cerca, muy cerca. Amarte. No me importa nada más que tu mirada y lo que detrás de ella expresas. No existen leyes, ni clases sociales ni edades, ni fronteras. Aquí estoy y por ti seguiré. Aquí traigo mi corazón en las manos. Te lo dejo para siempre.

Chi! Te chero! mucho mucho mucho mucho…más que eso. Men men men peke =).